El Ayuntamiento de Lugo recibe el informe favorable de la Xunta para la pasarela peatonal al Miño tres meses después de su resolución

Era el último informe pendiente para poder comenzar las obras, que se iniciarán en breve al estar ya adjudicada a la  empresa que la construirá.

Con la estructura se crea un nuevo itinerario para peatones y bicicletas que favorezca la continuidad de la ciudad al río y se dará respuesta a los hinchas que van al Anxo Carro y al vecindario en general.

La pasarela peatonal de acceso al Miño y al campo de fútbol Anxo Carro ya dispone de todos los permisos para que puedan comenzar las obras en breve, al estar también adjudicada ya a la empresa que la construirá, Taboada y Ramos. La actuación, en la que se invertirán 862.348 euros, tiene un plazo de ejecución de seis meses.

El Ayuntamiento recibió hoy mismo el último de los informes pendientes, el de la Subdirección de Protección del Patrimonio Cultural de la Xunta de Galicia, a pesar de que la resolución favorable tiene fecha del 10 de mayo, y decir, la comunicación tardó casi tres meses en llegar al Gobierno local.

Fue en el mes de diciembre del 2018 cuando desde el Ayuntamiento se remitió el proyecto a Patrimonio para su resolución, que es obligada ya que la obra alcanza al ámbito del territorio histórico del Camino de Santiago. En el mes de febrero, dos meses después, llegó un informe desfavorable con el argumento de que la pasarela tenía «una envergadura excesiva», por lo que a la empresa responsable del proyecto, INCA, replanteó la propuesta con la eliminación de las abrazaderas metálicas y el rebaje de los pilares. Ahora, llega la última resolución, que es favorable, y sólo realiza una recomendación:  pintar de un tono claro el color de la estructura para que sea más acorde con el paisaje.

Esta pasarela se enmarca en el programa europeo Muramiñae, da Muralla ao Miño, impulsado por el Gobierno de Lara Méndez para eliminar la discontinuidad urbana que existe entre Porta Miñá y el río, aprovechando además que discurre el Camino de Santiago, e integrar el entorno fluvial en la ciudad. El programa está financiado en un 80% por fondos Feder.

Con esta estructura se crea un nuevo itinerario para peatones y bicicletas que favorezca la continuidad del casco urbano de Lugo a la zona del río Miño, pues en la actualidad solamente existen accesos peatonales mediante pasos inferiores. Se da respuesta, además, a las peticiones de pasos seguros del vecindario, en especial el de los miles de hinchas que acuden cada quince días al Anxo Carro.

Publicado en Nuevas conexiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *